"Falso Culpable" es un proyecto desarrollado por el Grupo de Investigación en Psicología del Testimonio de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, con el objetivo de analizar las principales causas que llevan a que un inocente sea acusado de crímenes que no cometió.

La mayoría de los falsos culpables se deben más a los errores del Sistema que a la intención deliberada de condenar a inocentes.

Según la asociación norteamericana Innocence Project en torno a un 75% de los errores judiciales se deben a fallos en los procedimientos de identificación. Los errores en el reconocimiento de personas en la vida cotidiana son algo completamente usual, que forma parte del funcionamiento normal de nuestros sistemas cognitivos. Sin embargo, pasan a la categoría de problema grave las falsas identificaciones en entornos judiciales.

Los problemas de memoria (falsos recuerdos) de testigos y víctimas son otro de los principales factores que provocan falsas acusaciones.

Un mejor conocimiento de los errores que posibilitan los falsos culpables podría evitar, o al menos minimizar su incidencia.

Cerebro y mentira

El pasado domingo 15 de diciembre de 2013 el periódico El País publicó a página completa la noticia de que se había propuesto aplicar por primera vez en España técnicas neuropsicológicas a la detección de la mentira en la investigación de un delito. Sin embargo, como ya hemos dicho en estas páginas, hasta el momento no existen detectores de mentira lo suficientemente válidos como para ser aplicados a casos reales.
Diferentes investigaciones en laboratorio han evaluado las áreas cerebrales que se activan ante la acción de mentir (Kozel, Padgett y George, 2004; Langleben, 2008). Los resultados encontrados hasta el momento muestran, según Langleben, Schroeder, Maldjian, Gur, McDonald, Ragland y cols. (2002), que el cortex prefrontal se activaba más ante la mentira que ante la verdad, debido a que la mentira requeriría una mayor concentración y elaboración dado que se deben reprimir las respuestas verdaderas espontáneas. Kozel y cols. (2004) corroboran la existencia de patrones de actividad cerebral diferente entre las declaraciones verdaderas y las falsas. En concreto, se muestra actividad diferencial entre las declaraciones verdaderas y falsas en el giro cingulado medial derecho, el orbitofrontal inferior izquierdo, el cingulado anterior derecho e izquierdo, el frontal inferior derecho, el orbitofrontal inferior derecho, la ínsula derecha, el temporal medial izquierdo, el frontal medial derecho, el cuneus derecho, y el postcentral izquierdo.


Actividad diferencial entre la verdad y la mentira (De Kozel y cols., 2004)
Gamer, Bauermann, Stoeter y Vossel (2007) también evaluaron la actividad cerebral mediante técnicas de resonancia magnética funcional (RMf) y la conductividad de la piel, que frecuentemente se ha asociado a la mentira, en sujetos que ocultaba información. Los resultados mostraron una mayor actividad en el lóbulo frontal, lóbulo temporal y sistema límbico, así como un incremento de la conductividad, en la mentira.


Lee, Au, Liu, Ting, Huang y Chan (2009) evaluaron la diferencia entre mentiras y errores no intencionales también mediante RMf, en una tarea de reconocimiento de palabras. Los resultados encontrados indican que se produce un incremento significativo de activación en el cortex prefrontal ventrolateral, la región cingulada posterior, y el precuneus asociado a la actividad de mentir. A partir de estos resultados, Lee y colaboradores concluyen que la mentira no solo implicaría más demandas cognitivas sino también procesos diferentes.



Áreas activadas con la mentira (De Lee y cols., 2009)


Así pues, el avance en las técnicas de medición de actividad cerebral ha dado lugar a una serie de investigaciones sobre la mentira, aunque el “área de la mentira” no ha sido encontrada, porque probablemente no exista. Mentir es una actividad compleja, al igual que lo es recordar, e implica a múltiples estructuras cerebrales. La actividad cerebral dependerá del tipo de mentira de que se trate, tanto como del tipo de respuesta que emita el sujeto. Así, la principal crítica que podemos hacer está relacionada con la asunción principal según la cual las mentiras requieren más concentración y elaboración que la verdad (Langleben y cols., 2002), lo que no es del todo cierto debido a que en ocasiones recordar un hecho real exige más concentración que inventarlo.


Por otro lado, la dificultad a la que nos enfrentamos con pruebas de registro de actividad es que cuanto más fina es la medida más interferencia produce el tipo de respuesta. Así por ejemplo, la emisión de un mensaje verbal podría enmascarar la actividad de las estructuras encargadas de generar la representación mental falsa que el sujeto está describiendo. Por ello, el tipo de tarea que realizan los sujetos que participan en estos estudios consiste frecuentemente en apretar un botón. El sujeto tiene que estar muy quieto, para que no haya interferencias de conductas motoras, y en absoluto silencio. Los estímulos se suelen presentar en una modalidad específica, por ejemplo gráficamente y cualquier otra estimulación, por ejemplo auditiva, podría afectar al registro. Así, estos diseños limitan los estudios a respuestas muy sencillas y están muy lejos de permitirnos evaluar una mentira compleja. Por último, nos encontramos con otro problema. Los pensamientos concurrentes del sujeto contaminarán el nivel de activación cerebral (por ejemplo, pensar que le pueden condenar por unos hechos que no cometió).
Propuesta de áreas de Gall en 1815


En definitiva, la actividad cerebral podría considerarse una medida más a añadir a las ya contempladas por el polígrafo y por lo tanto sujeta a la misma crítica. Aunque pueda parecer mejor, la actividad cerebral tampoco es una medida directa de la mentira sino de la actividad asociada a la mentira. Actividad cerebral y ansiedad están muy estrechamente relacionadas. Al final, la pregunta general ante todos estos detectores de mentiras es ¿qué es lo que realmente estamos evaluando? Muchas cosas a la vez que la mentira, todas y no específicamente lo que queremos. La controversia respecto a la utilidad de esta técnica está servida (Langleben, 2008; Spence, 2008). Quizá no sea más que una moderna frenología, en esencia no muy diferente (más que en la tecnología aplicada) a las teorías propuestas por Gall a principios del siglo XIX.

Así pues, la noticia aparecida en El País no será buena para el avance de la justicia y la investigación criminal si se aplicaran estos procedimientos si una base fuerte teórica detrás, sin las suficientes evidencias empíricas y sin las garantías que proceden de la aplicación de técnicas suficientemente validadas.

Bibliografía:

Manzanero, A. L. (2010). Memoria de Testigos. Madrid: Pirámide

___________________________________________________

Un cadáver oculto en el cerebro

La policía va a aplicar por primera vez una técnica para entrar en la mente del sospechoso y comprobar si recuerda el crimen

Patricia Peiró  
Zaragoza  
15 DIC 2013
enlace 


Pilar Cebrián, de 51 años, desapareció en abril de 2012 en Ricla, una localidad zaragozana de 3.000 habitantes. Su marido, Antonio Losilla, tardó casi un mes en denunciarlo, demasiado tiempo para un esposo preocupado. La policía comenzó la investigación porque intuyó un posible homicidio. Los restos de sangre hallados en el garaje del domicilio familiar acentuaron la sombra que se cernía sobre el marido. Losilla ha sido siempre el único sospechoso para la policía. El asunto parecía resuelto cuando unos agricultores encontraron una cabeza y un brazo semienterrados en los alrededores de un pueblo vecino que coincidían en apariencia con Cebrián. El juez ordenó el ingreso de Losilla en prisión. Pero las pruebas forenses demostraron que se trataba de otra víctima. La búsqueda de Pilar permitió encontrar el cadáver de otra mujer, por cuyo asesinato está acusado su novio. Aun así, el juez decidió mantener a Losilla en la cárcel. El caso se complicaba.

El doctor José Ramón Valdizán, 
esta semana en Zaragoza. / David Asensio
Los agentes continuaron con sus pesquisas, rastrearon un pozo de 250 metros en busca del cuerpo e interrogaron a la hija de la víctima. El doctor José Ramón Valdizán, que se jubiló hace dos años tras ser jefe del servicio de neurofisiología del hospital zaragozano Miguel Servet durante 21 años, seguía con atención a través de la prensa los avances del caso. Pero, lejos de anclarse como un mero espectador, pensó que podía hacer algo más. Desde hacía meses le rondaba la idea de aplicar al campo policial la máquina capaz de rastrear el cerebro que él utilizó cada día durante dos décadas para tratar casos de autismo o de déficit de atención en niños. “Hay una señora desaparecida y yo puedo tener una herramienta con la que ayudar a encontrarla”, se dijo.
Un científico americano, Lawrence Farwell, fue el primero que empezó a emplear el test neurológico conocido como Potencial de Evocación Cognitiva en investigaciones criminales hace ya 13 años. Valdizán pensó introducir este uso en España. Y un encuentro casual propició que el caso Ricla vaya a ser el primero en el que se aplique.
El doctor Valdizán se cruzó hace un año en los pasillos del hospital Miguel Servet en un día de visita a su antiguo centro de trabajo con la doctora Cristina Andreu, psicóloga forense del Instituto de Medicina Legal de Aragón, con la que había trabajado años atrás. En ese encuentro fortuito, Valdizán le comentó a su antigua compañera la posibilidad de aplicar esta técnica al caso de Ricla. La investigación acababa de recaer en el departamento de Andreu: el de violencia de género. Unos meses después el teléfono del doctor sonó. La policía, impaciente por desatascar el caso, se había interesado por la prueba. Antes de verano se produjo el primer encuentro en una sala de los juzgados de Zaragoza. En él estaban presentes representantes judiciales y policiales y los dos doctores. Valdizán fue el que más habló, les explicó detalladamente el test, ayudado por un power point.
Allí, sentados alrededor de una mesa, les expuso que el cerebro es un gran almacén de información y con esta técnica se puede descubrir si Losilla almacena en el suyo los detalles del supuesto crimen de su mujer. ¿Cómo se puede detectar? La onda cerebral P300 es la delatora. Es un impulso eléctrico que el cerebro emite 300 milisegundos después de que se le ha formulado una pregunta. Si el individuo recuerda el hecho por el que se le interroga, la onda es más alta que si tiene delante algo novedoso. Los responsables de la investigación reflexionaron y meses después, cuando los recursos habituales se agotaron, decidieron ponerla en práctica. En octubre, Valdizán recibió una segunda llamada: el interés por someter a Losilla al examen había aumentado. Para acabar de convencer al juez, dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía pasaron por la prueba: uno conocía todos los detalles de la investigación y el otro era ajeno a ella. Los resultados fueron contundentes: las ondas demostraban que el primero guardaba en su cerebro toda la información del caso Ricla.
El próximo miércoles, Antonio Losilla se sentará en una estrecha habitación del centro hospitalario. Solo dos enfermeras le acompañarán; una, la encargada del ordenador, y otra, para atender al acusado en caso de que necesite algo. Al otro lado, separado por una cristalera, estará Valdizán. Colocarán un casco del que salen una decena de cables conectados tanto a la máquina como a una pantalla en la que aparecerán las ondas. Durante diez minutos, una sucesión de preguntas aparecerá en otra pantalla que se situará frente a Losilla. Serán cuestiones sobre el crimen que solo el autor debería conocer. La policía insiste en que no es una “máquina de la verdad”, sino una herramienta más para avanzar en las pesquisas.
Lawrence Farwell, desde su despacho de Seattle, se sorprende gratamente al otro lado del teléfono de que la experiencia se vaya a llevar a cabo por primera vez en España. El científico estadounidense recuerda perfectamente la primera vez que su técnica se convirtió en decisiva para condenar a alguien. Fue en 2000, con James B. Grinder, acusado de la violación y homicidio de Julie Helton en 1984 en Macon (Misuri), en el corazón del país. Grinder había eludido en numerosas ocasiones la justicia. El sheriff, convencido de su culpabilidad no solo en esta, sino también en otras muertes, no lograba encontrar pruebas concluyentes que lo condenaran, así que recurrió a Lawrence. El lugarteniente Michael Johnston rememora así la experiencia: “El doctor vino con la máquina, nos explicó el proceso y comenzamos la prueba. Él estaba solo con el sospechoso en la sala de interrogatorios y nosotros lo vimos a través de las cámaras”.
Lawrence asegura que la tranquilidad de Grinder se esfumó a medida que avanzaba el test: “Llevaba 15 años librándose de la justicia, pensó que lo iba a hacer una vez más. Pero al acabar admitió su culpabilidad y llegó a un acuerdo con el fiscal, ante el temor de que el resultado pudiera ser utilizado como prueba ante el tribunal”. El científico asegura que ha sometido al método a un centenar de sospechosos, pero que solo en una ocasión sirvió como prueba ante un tribunal. Fue con Terry Harrington. En su caso, la prueba sirvió para sacarle de la cárcel en la que permaneció 23 años por un crimen que no cometió. Su mente no almacenaba esos recuerdos. Farwell es ambicioso sobre su método, del que asegura que tiene un 99% de fiabilidad: “Si los criminales saben que podemos meternos en su cerebro, se lo pensarán antes de cometer un crimen, porque sabrán que no saldrán inocentes”.
La prueba ha generado recelos, sorpresa e interés entre las partes implicadas en el caso Ricla. El abogado defensor, Javier Notívoli, ha recurrido el auto del juez porque no quiere que se hagan “experimentos” con su cliente y asegura que va contra el derecho de su defendido a no declarar contra sí mismo. A la letrada de la acusación, Soraya Laborda, también le pilló por sorpresa y se limita a responder que está a la espera de saber si finalmente la prueba será válida en el sistema judicial español o no.
Losilla aguarda en prisión hasta el miércoles, fecha en la que saldrá en un furgón directo al Miguel Servet para que un doctor se adentre en su cerebro para descubrir, o no, qué pasó con Pilar Cebrián.